Las Islas Baleares son muy ricas en diversidad genética, probablemente la ubicación estratégica y el aislamiento han favorecido la formación de un gran número de razas autóctonas, formando un patrimonio de valor inestimable no solo por formar parte de nuestra cultura y tradición, sino porque de su conservación depende la capacidad de hacer frente a situaciones cambiantes que se van produciendo con la evolución de la humanidad y su entorno.

Ver Más